Murió el último rinoceronte blanco macho

Sudán era el último rinoceronte blanco del norte que quedaba en nuestro planeta. Tristemente el 20 de marzo a sus 45 años fue sacrificado a causa de la grave enfermedad que sufría la cual se había agravado desde hace algunas semanas. Según informó la reserva natural keniana en donde se encontraba desde el 2009.

La muerte de Sudán puede significar nada más ni nada menos que la extinción de esta especie, ya que quedan solamente sus dos hijas hembras como únicas sobrevivientes de rinoceronte blanco. La única esperanza para tratar de evitar la extinción es la reproducción asistida.

‘Su enfermedad empeoró significativamente en las últimas 24 horas; era incapaz de ponerse de pie y lo estaba pasando muy mal”, informó en un comunicado la reserva Ol Pejeta, que junto al Servicio de Conservación de la Fauna keniana y el equipo veterinario del zoológico checo Dvur Králové, decidieron someter a Sudán a la eutanasia.

El lunes la reserva informó que se consiguió extraer de Sudán “material genético”, lo que al menos nos brinda una esperanza de que halla futuros intentos de reproducir al rinoceronte blanco a través de avanzadas técnicas genéticas.

La culpa de que esta especie pueda desaparecer de nuestro planeta, es del hombre, ya que la caza furtiva contribuyó a su extinción. En el mercado asiático los cuernos del rinoceronte blanco se pagan a precios superiores al oro, esto se debe a sus supuestas propiedades afrodisíacas y curativas.

Enviar comentario